15 enero 2008

La estupidez mata

Ayer [14 enero] la providencia quiso que condujera por la Avenida de los Poblados a las 16.45h [Madrid]. En un semáforo, un conductor recriminaba vehementemente a otro de un coche azul su comportamiento. El niñato del coche azul no sólo pasó de él, sino que al abrirse el semáforo realizó la maniobra que él supondría un auténtico flipe, una pasada, porque yo piloto esto, ¿sabes?

Medio minuto después, con un rastro de coches salidos de la vía, una marquesina destrozada y una cosecha de cristales por el suelo, una mujer arrollada moría por el golpe de esa masa azul.

Mientras moría, me pregunto qué podría pasar por la cabeza de ese trozo de carne que la había arrollado. Seguramente nada. Él se preocupaba por un arañazo en su rodilla. Sinceramente, siento que existan personas cuya estupidez mata.

Deberían acostumbrarnos a exámenes psicológicos al renovar el carnet. En la naturaleza, junto con miríadas de maravillas de la creación, en forma de vida, siempre aparecen desperdicios y errores, en forma de escoria. Lamento que en este país la escoria humana pueda coger un volante legalmente.

Fuente: Carta de un lector al diario 20 minutos

No hay comentarios: