06 febrero 2008

Gigantes del cosmos

El telescopio espacial Hubble capturó esta imagen de la galaxia NGC 1132. A primera vista se trata de una sola galaxia perteneciente a la categoría de galaxia elíptica gigante. Los datos de rayos-X y materia oscura encontrada allí parece indicar que se trata, muy probablemente, de un fósil cósmico, resultado de la fusión de múltiples galaxias.

En luz visible, NGC 1132 aparece como una galaxia aislada y gigantesca, pero eso es sólo la punta del iceberg. Los científicos han encontrado que NGC 1132 reside en un enorme halo de materia oscura,
comparable a la cantidad de materia oscura que se puede encontrar en todo un grupo de decenas o cientos de galaxias. Posee además un fuerte brillo de rayos-X de la abundante cantidad de gas (una cantidad normalmente encontrada en un grupo de galaxias). Su brillo de rayos-X se extiende sobre una región en el espacio diez veces mayor que los 120.000 años luz de radio en luz visible. Un brillo en rayos-X igual en tamaño a un entero grupo de galaxias.

El origen del grupo fósil permanece en misterio. La explicación más probable es que son los productos finales de un frenesí de fusiones en las que las galaxias mayores devoran a sus vecinas. Aunque otra explicación menos probable es que son raros objetos que se formaron en una región o período de tiempo donde el crecimiento de galaxias de tamaño moderado fue de alguna manera reprimido y así se formó una enorme galaxia.

Muchas galaxias residen en grupos que están unidos gravitacionalmente, incluyendo nuestra Vía Láctea, que es parte del llamado Grupo Local. A veces la gravedad hace colisionar y finalmente fusionar a las galaxias. Existe fuerte evidencia de que la Vía Láctea ha "canibalizado" algunas galaxias menores durante su vida, heredando sus estrellas en el proceso.

En la imagen del Hubble, NGC 1132 está rodeada por cientos de antiguos cúmulos globulares, orbitando alrededor de la galaxia como si fueran abejas alrededor de una colmena. Estos cúmulos globulares son quizás los sobrevivientes de la alteración de sus canibalizadas galaxias que han sido devoradas por NGC 1132 y podrían revelar su historia. En el fondo, hay un imponente tapiz de numerosas galaxias que están mucho más lejos.

Las galaxias elípticas son lisas, monótonas, sin rasgos distintivos. Contienen desde cientos de millones a billones de estrellas, y sus formas varían entre las muy esféricas a las muy elongadas. Su amarillento color es un signo de su gran edad. Y como contienen mucho gas frío ya no pueden generar nuevas estrellas.

NGC 1132 está localizada aproximadamente a 320 millones de años luz en la constelación de Eridanus, el río. La imagen fue tomada con la Cámara Avanzada para Sondeos.

Fuente: Noticias del Cosmos

No hay comentarios: