29 febrero 2008

La Vía Láctea es el doble de grande de lo que pensábamos

La espiral de la Vía Láctea tiene un espesor de 12.000 años luz, y no de 6.000 años luz como se estimaba hasta ahora. Para llegar a esa conclusión, el astrofísico Bryan Gaensler y sus colaboradores de la Universidad de Sidney (Australia) no han necesitado mirar a través de ningún telescopio: les ha bastado con descargar de Internet los datos disponibles hasta ahora sobre nuestra galaxia y reinterpretarlos.

En concreto, el profesor Gaensler y su equipo han utilizado la información de los púlsares de la Vía Láctea, estrellas de neutrones que emiten pulsos de luz periódicos. “A medida que la luz de esos objetos viaja hacia nosotros, interactúa con electrones que se encuentran dispersos entre las estrellas, lo que hace que la luz se ralentice”. Las longitudes de onda más largas (rojas) reducen más su velocidad que las cortas (azules), por lo que calculando ese retardo se puede estimar qué distancia ha recorrido el pulso.

Las reacciones en la comunidad astronómica ante el descubrimiento de Gaensler han sido muy diversas. “Algunos colegas se han acercado a mí y me han dicho ‘Eso lo desbarata todo’; mientras que otros han afirmado ‘¡Ah, ahora todo encaja!'”, confiesa el investigador.

Fuente: Muy Interesante

2 comentarios:

Wis_Alien dijo...

Que poco sabemos sobre donde vivimos, verdad??

_Ar7yK_ dijo...

Si no sabemos ni de que estamos hechos a penas, ni como funcionamos...ya de donde vivimos y de donde viene todo eso no quiero ni pensarlo!