04 marzo 2008

El campesino que casi cambia el rumbo de Europa

Johann Georg Elser (4 de enero de 1903 en Hermaringen, Wurtemberg - † 9 de abril de 1945 en el Campo de concentración de Dachau) fue un campesino y carpintero originario de Suabia (región histórica repartida actualmente entre Baden-Wurtemberg y Baviera en Alemania), opositor al régimen nacionalsocialista. Es especialmente conocido por el intento de asesinar a Adolf Hitler y otros miembros del Partido Nazi, mediante una bomba colocada en la cervecería Bürgerbräukeller de Munich, el 8 de noviembre de 1939.

El atentado:
En otoño de 1938, Europa estaba al borde de la guerra a causa de la crisis de los Sudetes. Apenas habían pasado dos generaciones desde la Primera Guerra Mundial, y los alemanes vivían con cierto temor la posibilidad de un nuevo conflicto. Elser compartía esta angustia. Tras evitarse la guerra tras la firma del Acuerdo de Munich, Elser se convenció de que "
Alemania haría más reivindicaciones, se anexionaría otros países y que la guerra sería por tanto inevitable". Elser desconfiaba de las propuestas de paz del Führer, quería impedir la guerra y mejorar las condiciones de los trabajadores. Llegó a la conclusión de que la única manera de hacerlo era eliminando a la cúpula dirigente del Partido Nazi. Pensaba que eliminando a los elementos más proclives a la guerra, otros jerarcas nazis podrían reconducir la situación al pacifismo. En otoño de 1938 decidiría que sería él mismo quien lo haría, sin que nadie le instara a ello y sin que nadie conociera sus intenciones.

Elser había leido en la prensa que la próxima reunión de los jefes del partido se iba a celebrar en la
Bürgerbräukeller de Munich el 8 de noviembre de 1939. Se celebraba el aniversario anual del fallido Putsch de Hitler de 1923, y se reunirían figuras destacadas del régimen junto al propio Führer y la vieja guardia del partido. Elser viajó a Munich y allí llegó a la conclusión de que el mejor sistema para llevar a cabo sus planes era una bomba de relojería, colocada dentro de la columna situada en el lugar donde Hitler hablaría, a espaldas del estrado que acostumbraban a montar para Hitler el día de la celebración del aniversario. Durante los meses siguientes Elser robó explosivos de la fábrica de armamento donde trabajaba y diseñó la bomba de relojería, gracias a los conocimientos sobre relojes que había adquirido en Constanza.

A principios de abril, pidió una baja laboral y volvió a Munich. Hizo un reconocimiento minucioso, tomando bocetos y medidas. Consiguió un nuevo trabajo en una cantera, que le permitió robar más explosivos (dinamita). Durante los meses siguientes diseñó un modelo de la bomba, que probó, con éxito, en el huerto de sus padres. Volvió a Munich en agosto, y desde entonces hasta noviembre llegó a esconderse hasta 30 veces en la cervecería (cada mañana salía por una puerta lateral sin ser visto), haciendo un agujero en la columna deseada, tras el revestimiento de madera. Su trabajo fue tan meticuloso que incluso llegó a recubrir el agujero con estaño para que la bomba no se moviera o no sonara a hueco. La bomba quedaría instalada y lista el 6 de noviembre, pero al día siguiente Elser volvería a la cervecería para asegurarse de que seguía funcionando. A la mañana siguiente, Elser se despidió de su hermana, que vivía en Stuttgart, le pidió algo de dinero y se dirigió a Constanza.

Lo que Elser no sabía, dado su poco interés por las noticias y la prensa (salvo en ocasiones puntuales), es que Hitler había decidido suspender aquel año su alocución anual a la vieja guardia del partido. La guerra y la inminente preparación de la ofensiva occidental tenían absorbido a Hitler e iba a ser Hess (
vice-Führer del partido) quien le reemplazase. Tampoco sabía que a última hora Hitler cambiaría de opinión, aunque reduciendo su presencia en Munich. La duración habitual de su discurso era desde las 20:30 hasta, aproximadamente, las 22:00, para luego permanecer varios minutos más conversando con los antiguos camaradas del partido. Se anunció que las condiciones especiales de la guerra variarían aquel año la dinámica de la celebración. Hitler empezó su discurso a las 20:10 y lo terminó poco después de las 21:00 (la bomba de Elser estaba programada para las 21:20). Una vez acabado se dirigió rápidamente hacia la estación para coger el tren de las 21:31 hacia Berlín, ya que el mal tiempo le impedía volver en avión, una de las razones para acortar el discurso.

A las 21:20 estalló la bomba de Elser, que destruyó la columna situada detrás del lugar donde había estado Hitler 10 minutos antes y parte del techo de la galería superior. Tras la marcha de Hitler, mucha gente había decidido abandonar el local, con lo que es imposible saber con exactitud la magnitud de la explosión en las condiciones en las que Elser la había planeado. El resultado final fue de ocho personas fallecidas y sesenta y tres heridas, dieciséis de ellas de gravedad.

Investigacion:
La noche del atentado, la seguridad corría a cargo del
Leibstandarte Adolf Hitler, bajo el mando del teniente coronel de las SS Christian Weber. Los trabajos en la Bürgerbräukeller permitieron descubrir restos de una bomba artesanal y un temporizador. El tipo de explosivo era el habitual en las minas, y el autor había usado placas de estaño y corcho de un modelo poco habitual.

La policía interrogó a un relojero que recordaba haber vendido dos relojes, del mismo tipo que el usado en la bomba, a un joven suabo. También fue interrogado el comerciante que vendió las placas de corcho. Por último, la investigación llevó a un cerrajero que había prestado su taller a un joven suabo para trabajar en "
algo de su invención". La descripción hecha por los tres hombres fue idéntica.

Arresto e interrogatorio:
Elser ya había sido detenido, de forma casual, a las 20:45 en el puesto aduanero de Constanza, en la frontera con Suiza. Era una simple detención rutinaria de alguien que intentaba pasar la frontera de forma clandestina. Horas después, los funcionarios de fronteras empezaron a relacionar a Elser con el atentado, al encontrar en sus bolsillos una postal de la
Bürgerbräukeller con una columna marcada con una cruz roja, un fragmento de detonador y una insignia del Roter Frontkämpfferbund (partido de filiación comunista).

Tras negar los hechos varias veces, fue llevado a Munich para ser interrogado por la Gestapo. Fue torturado la noche del 12 al 13 de noviembre, confesó el 14 de noviembre. Días después hizo una confesión completa, con detalles de la bomba y los motivos que le habían impulsado a cometer el atentado. Tras la confesión de Munich, Elser fue llevado a la sede de seguridad del Reich, en Berlín, donde volvió a ser torturado. El Reichsführer SS, Heinrich Himmler, no creía que un joven carpintero suabo, sin apenas medios y educación, hubiera estado tan cerca de asesinar al Führer, sin contar con cómplices.

Nadie de la investigación pudo encontrar conspiración alguna. Elser permaneció en Berlín hasta 1941. Tras comenzar la invasión de la URSS (22 de junio de 1941), fue trasladado al campo de concentración de Sachsenhausen, para, en 1944, ser transferido al campo de Dachau. En ambos lugares recibió trato de prisionero privilegiado.

El 5 de abril de 1945, el
SS-Obergruppenführer Ernst Kaltenbrunner, jefe de la Policía de Seguridad (Sicherheitspolizei) apareció en el búnker del Führer (Führerbunker) para informar sobre la situación de guerra. Hitler ordenó que fueran ejecutados los prisioneros especiales de Dachau, entre los que se encontraban el almirante Wilhelm Canaris y el "prisionero privilegiado" Georg Elser. El jefe de la Gestapo, SS-Gruppenführer Heinrich Müller, transmitió, ese mismo día, la orden al comandante del campo de concentración de Dachau, el Obersturmbannführer Eduard Weiter.

El 9 de abril de 1945, un oficial de las SS, Theodor Heinrich Bongartz, ejecutó a Elser con un tiro en la nuca.

Fuente: Wikipedia

No hay comentarios: